Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a tus intereses. Con la mera navegación o cerrando este mensaje aceptas la instalación de cookies de acuerdo a nuestra política de cookies

No mostrar este mensaje de nuevo
España Insights

Cómo tienen que ser las empresas del futuro

Pilar Pérez

Directora de servicio al cliente y de la unidad de análisis de Kantar Millward Brown

Economía 21.07.2016 / 03:00

Diver

El estudio Insight 2020 ofrece claves para que las compañías se adapten al nuevo escenario cambiante

La sociedad conectada nos depara un 2020 bastante distinto al panorama actual. Se estima que en torno a ese año habrá 50.000 millones de dispositivos conectados en el mundo, un promedio de 7 por persona y más de 200.000 millones de dispositivos con sensores habilitados. Lo que denominamos el Internet de las cosas.

Las organizaciones tendrán una fuente casi infinita de información sobre nuestros comportamientos, pero esto no significa que por fin vayamos a entender a la perfección lo que quieren nuestros clientes: sólo lo conseguiremos si somos capaces de dar sentido a esa información.

Nunca hasta ahora se había hablado tanto de “Client centricity”. Los antiguos factores de crecimiento ya no representan ventajas competitivas: de 1900 a 1960 fue la era de la fabricación; de los 60 a los 90 la de la distribución; de los 90 hasta hace 5 ó 6 años fue el momento cumbre de la tecnología de la información. Pero desde 2010 estamos inmersos en la llamada era del consumidor conectado.

La era digital da una transparencia al mundo de la empresa que nunca había tenido antes, y también una sobredosis de datos que no todas las organizaciones sabrán gestionar y transformar en verdadero conocimiento.

El estudio Insight 2020, en el que ha participado Kantar y Millward Brown Vermeer junto a otras importantes instituciones internacionales, da muchas pistas acerca de cómo para 2020 habrán cambiado los modelos organizativos y las formas de hacer marketing. Aquí van las 12 ideas más relevantes:

Nuevas estructuras empresariales

Las estructuras y funciones que tienen hoy en día muchas organizaciones no están diseñadas para hacer frente a las oportunidades que vienen. La estructura de silos dificulta la colaboración y provoca, en ocasiones, burocracia innecesaria, y no facilita la comunicación.

Marcas con Misión

No es nuevo el concepto, pero la misión, la visión, el posicionamiento y la conciencia social cada vez serán elementos más importantes. La propuesta de la marca, más que nunca, debe estar ligada a las necesidades emocionales y racionales de los consumidores, y ser el faro que guíe todas las acciones de comunicación.

Consistencia multicanal

Esas acciones de comunicación deben ser consistentes y perfectamente integradas en todos los canales: online y offline.

Experiencia total de la marca

Los productos no serán la principal ventaja competitiva, sino el tipo de experiencias que generen en los consumidores. Los momentos de conexión con la marca transcenderán  a los momentos de uso o consumo.

Personalización basada en datos

El conocimiento detallado de cómo es, cómo se comporta y cómo consume nuestro cliente, ya está permitiendo a muchas empresas realizar propuestas totalmente individualizadas y a medida de los diferentes hábitos y estilos de vida, y todo ello en tiempo real. La tecnología de la que hablábamos antes hará de todos nosotros fuentes de información directa. La geolocalización es sólo el inicio.

Cultura de la innovación

Innovación no sólo en marcas tecnológicas: la experimentación y la colaboración con start-ups impregnan ya la forma de hacer de muchas organizaciones de sectores de gran consumo. Las empresas estáticas e inflexibles al cambio tienen sus días contados.

Cultura del riesgo

En la actualidad, grandes corporaciones se basan justamente en establecer sistemas y procesos para reducir el riesgo en la toma de decisiones.
No se trata de poner en riesgo a toda la organización, pero sí de estar dispuestos a destinar parte del presupuesto a experimentar y a aceptar el fracaso como parte del éxito.

Abiertos a nuevos perfiles de talento

Son ya muchos los casos de empresas que fichan a directivos de sectores absolutamente opuestos. Empresas tecnológicas que fichan a talentos del mundo de la moda o viceversa. El sentido del negocio, el pensamiento holístico y la capacidad de aplicar el “Storytelling”, son aptitudes muy preciadas, más allá de la experiencia en el sector.

Colaboración interna

Muy relacionado con el anterior, la colaboración entre grupos multidisciplinares es el mejor caldo de cultivo para fomentar la creatividad, la innovación y el desarrollo. Los llamados millennials se sienten muy cómodos trabajando de esta manera, y estos jóvenes constituyen una conexión fantástica con nuestros futuros consumidores, ya nativos digitales.

Colaboración con los consumidores

En un entorno de “consumidor conectado” tiene más sentido que nunca la co-creación, tanto en el desarrollo de nuevas propuestas y productos, como en la aportación de contenidos. La velocidad de propagación de los mensajes emitidos por los evangelistas de la marca tiene un valor incalculable. Nunca ninguna campaña publicitaria conseguiría la resonancia y el impacto multiplicado que nos da un grupo de consumidores fieles y satisfechos.

Compromiso de toda la organización en la orientación al cliente

Este compromiso debe empezar por los líderes, y no sólo hablando del tema a nivel interno. El entorno digital hace que ya en la actualidad muchos CEO´s compartan  contenidos en las redes sociales, siendo más cercanos a los consumidores, y se hayan  convertido en grandes “influencers” seguidos por miles de personas.

Dar un verdadero rol al departamento de Insights y Analytics

Este departamento será cada vez más necesario para ayudar a liderar el negocio de una manera más significativa, y tendrá una mayor influencia en las decisiones del board. No sólo es el guardián del conocimiento y el contacto con el consumidor: debe inspirar y provocar acciones de transformación y, por supuesto, medir los resultados y establecer KPIs. Sin una adecuada medición es sumamente difícil hacer una buena gestión. Muchas empresas están repletas de personas creativas que aportan ideas de mucho valor que luego no se ejecutan adecuadamente, o no tienen medidas para evaluar el éxito o el fracaso de las acciones que las acompañan.

 

Fuente Kantar Millward Brown

Últimos artículos

En 2016 se lanzaron al mercado 131 nuevos productos de Gran Consumo, un 11% más

España fue el país donde más se tuiteó sobre el festival

Datos sobre el mercado de 'feature phones' en España con motivo de la reedición del mítico teléfono

Consulta los últimos datos de Kantar Worldpanel sobre cuota de mercado de smartphones en España

En el día de Europa recuperamos un análisis de Kantar Public sobre la influencia de la Unión

Contenido relacionado